noticias

Goliat pudo con David

Número de visitas:

304

 

El Balonmano Torrelavega cayó derrotado ante un SD Teucro que demostró en Torrelavega por qué es uno de los grandes favoritos para pelear por el ascenso. Una puesta en escena tibia y desperdiciar cinco lanzamientos de penalti fueron los principales lastres de los naranjas ante un rival que supo aprovechar la lagunas mostradas por el equipo local.El choque prometía emociones fuertes y no defraudó. Al menos para todos los seguidores del bando gallego que se desplazaron a Torrelavega. Un Teucro muy concentrado salió como un vendaval del vestuario. Los de Quique Domínguez, sustentados por la solidez de un 6 – 0 incontestable, apretaron las tuercas a los nuestros desde el primer segundo. Para más inri, los naranjas pegaron dos palos, erraron dos penaltis y veían como Maxi Cancio era excluido sin haber alcanzado el minuto 5. 

Pintaban bastos para los de Soto que asistían atónitos a como los visitantes se hacían con el control del choque sin haber pestañeado. Ramiro Merino y Edu Fernández daban aire a los de casa pero la situación estaba muy lejos del control de los cántabros. De hecho, los gallegos se permitieron el lujo de firmar un mini parcial de 0 a 2 estando en inferioridad. El tiempo muerto de Soto no se hizo esperar. Tras el receso, los nuestros se veían impotentes ante Jorge García Lloria y tardaron en coger el pulso al partido. Cuando lo hicieron, tenían sobre los hombros una losa de cuatro goles.

La entrada en la cancha de Sergio Rodríguez y Marcos Dorado dio otro aire a la ofensiva naranja. El lateral se inventó un gol de la nada y le regaló otro al pivote. Hacía falta apretar atrás para tener algún tipo de opción y los naranjas dieron un pasito al frente. Luis de Vega encadenó dos paradas seguidas y los torrelaveguenses, gracias a los goles de Maxi Cancio y Carlos Pérez se pusieron a dos, 8 – 10. Sin embargo, cuando mejor pintaba el choque, Maxi Cancio fue excluido de nuevo en una acción realmente cuestionable. La ausencia del hispano-uruguayo mermó la progresión local pero el partido ya había cambiado. Tanto que un gol imposible de Vicente Benito obligó a Quique Domínguez a detener el encuentro con 9 – 10 en el tanteador.

Los peores augurios del entrenador visitante se confirmaron en la siguiente acción. Luis de Vega sacó un balón a bocajarro y Maxi Cancio empató el encuentro. Los de casa habían hecho lo más difícil e iban lanzados a por un rival desconcertado. A pesar de que la defensa gallega apretaba de lo lindo, José Carlos Hernández encontró un hueco para habilitar a Marcos Dorado. El pivote consumó la remontada con un lanzamiento bombeado. La igualdad se adueñó del choque y fue la tónica general hasta el intermedio. Tan solo el enésimo arranque de casta de Dani Hernández, autor de seis goles en los primeros 30 minutos, desequilibró el marcador antes del descanso.

sin-titulo

Conscientes de la oportunidad perdida en la primera parte, los pontevedreses regresaron al parqué en la misma línea que al inicio del partido. Los azules buscaban solucionar por la vía rápida a base cañonazos exteriores y el acierto de su extremo Carlos García. Los nuestros contenían la avalancha como podían pero el partido se alejaba de nuevo. Un penalti transformado por García abría de nuevo ventaja de cuatro para los visitantes. Cuando el parcial era de 3 – 7 para los gallegos, Soto pidió tiempo muerto. Hacía falta otro esfuerzo titánico y endurecer la retaguardia para recuperar las opciones de victoria.

Sergio Rodríguez y, sobre todo, un excepcional Maxi Cancio tiraban de los suyos pero hacía falta algo más que coraje para volver a cogerle el pulso al encuentro. La defensa cada vez ajustaba mejor y tan solo algunos errores puntuales lastraban la recuperación local. Para evitar males mayores, Quique Domínguez detuvo el juego cuando los suyos estaban tres arriba, 20 – 23.

Con todo por decidirse, José Carlos Hernández derribaba la maldición de los penaltis, los de casa habían errado cinco, y comprimía el electrónico. Quedaban 10 minutos y los naranjas iban a tumba abierta a por el partido. A los de Soto les hacía falta encadenar dos acciones positivas pero Carlos García no parecía muy por la labor. El extremo gallego fue el encargado de minar la resistencia naranja con goles de todos los colores posibles. De su mano, el Teucro volvió a despegarse. Esta vez, para sentenciar el choque.

Más aún cuando el ejecutor García mandaba una pelota a la red al borde del pasivo y Javi Santana sacaba un lanzamiento de Mojo desde seis metros. Ahí murió un partido que concluyó 24 – 28 y que supuso la tercera derrota liguera del curso para el Balonmano Torrelavega.

 

FICHA TÉCNICA

Balonmano Torrelavega: Luis de Vega, Pablo San Emeterio; Carlos Pérez (1), Edu Fernández (1), Vicente Benito (1), Pepe Oliver, Sergio Crespo, Genio González, Maxi Cancio (5), Sergio Rodríguez (2), Ramiro Merino (4), Antón Setién, Marcos Dorado (4), José Carlos Hernández (5) y Nico Colunga.

SD Teucro. Jorge García Lloria, Javi Santana; Johnny Medina, David García (2), Oscar Silva (2), Juan Carlos Quintas, Borja Méndez (5), Iván Fernández (1), Samuel Gómez (1), Carlos García (8), Román Pedreira, Sergio Altirriba, Saúl Campo, Aarón Díaz, Dani Hernández (6) y Ángel Iglesias (2).

Parciales

1 – 3, 2 – 6, 5 – 9, 8 – 10, 11 – 11, 13 – 14 Descanso

15 – 18, 16 – 21, 19 – 23, 20 – 23, 23 – 26, 24 – 28 final

Árbitros: Eric García y José María Roy (C.A. Navarra)

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Entradas Relacionadas