noticias

Partido de alta tensión

Número de visitas:

254

La permanencia del Balonmano Torrelavega en la División de Honor Plata pasa por convertir el Vicente Trueba en una cancha inexpugnable. A los cántabros les quedan ocho finales ante su afición para intentar agarrarse a la categoría. La primera de ellas será frente a un rival directo en la lucha por la permanencia. Los Gigantes Naranjas reciben a Maristas Algemesí, el equipo que les precede en la tabla y con el que están empatados a puntos.

 El choque es trascendental para los intereses torrelaveguenses. Los de Soto necesitan refrendar con puntos la trayectoria ascendente que han mostrado en las dos últimas jornadas. Estuvieron a una jugada de puntuar en Alcobendas y muy cerca de derrotar al Teucro en Pontevedra. Doblegar al conjunto valenciano supondría escalar varios puestos en la tabla y dejar atrás un rival directo. Como segundo objetivo, los locales tratarán de recuperar el golaverage de la primera vuelta. En Algemesí, los naranjas cayeron por cuatro, 33 – 29.

Para afrontar a la primera gran final de la temporada, el ejercito capitaneado por Diego Soto tendrá varias bajas en sus filas . Joaquín Marcos arrastra una pubalgia desdes hace dos semanas mientras que Oscar Arroyo padece un papiloma en el pie derecho que le impide jugar con normalidad. Tampoco estarán ni Manu Díaz, de viaje a Málaga por razones personales, ni Abel Lamadrid.

El partido comenzará a las 18:30 horas y en frente estará un equipo tan necesitado como el torrelaveguense. Maristas Algemesí es un recién ascendido que compite por los mismos objetivos que los torrelaveguenses. El pivote Luisma Lorasque y el lateral Juan Agustín Vidal son los hombres más destacados de la escuadra que dirige Víctor Enric Nogués.

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Entradas Relacionadas