noticias

A perro flaco…

No bastó con cuajar un gran partido. Seguramente, el mejor lejos del Trueba de toda la temporada. Tampoco sirvió controlar el ritmo de partido ni dejar una sensación de equipo grande en una cancha prácticamente inexpugnable. Hay días en los que nada de eso es suficiente. El BM Torrelavega vivió uno de esos días en los que juegas como nunca y pierdes de forma cruel. Como más duele. Sin merecerlo.

El conjunto de Diego Soto comenzó el partido muy concentrado. La defensa torrelaveguense fue un tormento para un UCAM Alcobendas que se vio sorprendido por el arranque del os visitantes. Melián repelía pelota tras pelota y los nuestros, con Joaquín Marcos como estilete, no tardaron en tomar la iniciativa en el marcador. Los madrileños no se dejaron intimidar. Liderados por un Manu Catalina espectacular, respondieron al órdago de los cántabros con total solvencia. El tanteador se movía en un margen mínimo hasta que los nuestros cometieron dos errores consecutivos. UCAM Alcobendas aprovechó ambas concesiones y volteó el marcador. Con 9 – 7, Soto decidió parar el partido.

El regreso de ambos conjuntos a la cancha nos trajo el surgimiento de Carlos Calle en la portería madrileña. El guardameta se entonó y su equipo pudo ampliar un tanto más su ventaja. Cuando peor pintaban las cosas, los de Soto recuperaron el pulso. Javi Peña mostró la senda hacia la portería visitante. En la siguiente acción, los alcobendeses se quedaron en inferioridad y los nuestros, cual depredador ante su presa, aprovecharon la situación. Una rosca increíble de José Carlos Hernández unida a un contragolpe de libro finalizado por “Colo” bastaron para empatar a 10.

El choque desbordaba igualdad pero los torrelaveguenses tenían un as en la manga. En dos minutos magistrales, los de Soto pisaron el acelerador para irse al descanso con la máxima renta del partido a su favor, 13 – 16.

Tras una primera parte espectacular, hacía falta regresar a la cancha con brío para no dilapidar el trabajo realizado. Y el choque se reanudó pasado de revoluciones. Genio González fue excluido y, en un partido como este, cada inferioridad era un regalo para el contrario. Dos lanzamientos durísimos de Llopis más un tanto inverosímil de Beret devolvieron la paridad al tanteador.

Pero los madrileños también pagaron ese exceso de intensidad con dos exclusiones consecutivas. Una doble superioridad que los de Soto no desperdiciaron para recuperar el mando en el partido. Todavía quedaba mucho por decidirse en el Pabellón de los Sueños pero el BM Torrelavega ya había presentado sus credenciales para llevarse los puntos de la cancha madrileña.

Entre Catalina y Llopis sostenían a un UCAM Alcobendas que peleaba a brazo torcido por la aguantar el envite del mejor BM Torrelavega de la temporada. Dos cañonazos consecutivos de Llopis voltearon por enésima vez el tanteador. El partido se esfumaba y era imposible pronosticar quién se llevaría los puntos. Hernández igualaba a 22 con una vaselina antológica.

A falta de nueve minutos para el final, Soto llamó al orden a los suyos, que estaban uno por detrás, 23 – 22. Y el remedio fue peor que la enfermedad ya que el UCAM Alcobendas logró abrir las costuras naranjas con otro tanto. Pero los nuestros no habían remado tanto para entregarse a falta de seis minutos. La conexión asturiana Barbón – Hernández rubricó sendas contras para igualar a 24.

Tras el tiempo muerto de Sánchez – Nieves, llegó la hora de la verdad. Tras varias imprecisiones de ambos conjuntos, Alan Villalobos provocó la exclusión de Llopis. Todo parecía de cara pero la acción, llamada a desequilibrar el tanteador, que se quedó en agua de borrajas. Los visitantes marraron dos oportunidades para dar un paso hacia la victoria. Justo cuando se recuperaba la igualdad, los cántabros perdían a “Jota” para el resto del choque. Restaban 90 segundos y Jacob Melián se inventó la que parecía la parada del partido.

Sin embargo, el balonmano mostró su lado más cruel a los jugadores naranjas. Con uno menos, no lograron sorprender a los locales y se prepararon para defender el punto con uñas y dientes. Tras el tiempo del técnico local, la inferioridad pesó demasiado. Antonio Llopis apuntilló a los nuestros con golazo a falta de dos segundos. Esos dos segundos ni siquiera llegaron a disputarse. Los colegiados expulsaron al autor del gol de la victoria por no permitir sacar a los nuestros pero también dieron por concluido el partido.

FICHA TÉCNICA

UCAM Alcobendas. Carlos Calle, Andrés Delgado; César Beret (3), Santiago López, Sebas Kramarz, Manuel Catalina (10), Carlos Barroso, Héctor González, Gonzalo Velázquez (3), Antonio Llopis (7), Javier Barba (1), Sergio García (1), Alberto Gómez y Adrián Prieto.

BM Torrelavega. Luis de Vega, Jacob Melián; Manu Díaz (), Gustavo Gil (), Sergio Crespo, Genio González (4), Guillermo Barbón (1), Javi Peña (2), Alberto Pérez, Sergio Rodríguez (), Joaquín Marcos (4), José Carlos Hernández (8), José Javier Abad (3) y Alan Medina (1).

Parciales

2 – 3, 3 – 5, 7 – 7, 10 – 7, 11 – 12, 13 – 16 descanso.

16 – 16, 18 – 20, 21 – 21, 22 – 22, 24 – 24, 25 – 24 final

Árbitros: Pedro José Amigo y Javier Espadas (Colegio Castilla La Mancha)

Pabellón de los Sueños. 

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Entradas Relacionadas