noticias

Remar para morir en la orilla

Número de visitas:

258

El Balonmano Torrelavega cayó derrotado ante su “bestia negra” en la presente pretemporada. El Gijón Jovellanos tuvo que emplearse al máximo para derrotar al conjunto cántabro que dejó una imagen realmente esperanzadora.

En el estreno de la camiseta de rayas blancas y naranjas, el equipo comenzó con una defensa 6 – 0 muy agresiva. La zaga se movía con agilidad y actuaba con contundencia. En la otra parte del campo, los naranjas eran un relámpago. Dos goles de “Sumi” González y Ángel Fernández daban la primera ventaja de la tarde a los naranjas.

A pesar de ser un choque de preparación, ambos equipos mostraron desde el inicio su intención de competir al máximo. Por ello no es de extrañar que se vieran acciones más propias de un encuentro oficial que de uno sin nada en juego. Intensidad no faltaba pero imprecisiones tampoco. Ahí sí se noto que el partido era de pretemporada. El discurrir del partido trajo las primeras exclusiones, una por bando, y las variaciones tácticas de Diego Soto. El técnico local ensayó defensas alternativas con Angel Fernández y “Sumi” González como hombres más avanzados.

Poco a poco, los visitantes fueron limando la pequeña renta local hasta que consiguieron ponerse por delante, 5 – 4 en el minuto 16. El Balonmano Torrelavega perdió fluidez anotadora y los asturianos se aprovecharon. El parcial fue de 0 a 5. Calderón con un lanzamiento a la escuadra corto la sangría. Una nueva exclusión, esta vez de Borja Lombilla, facilitó un nuevo arreón del equipo astur. Ni un Jorge Pérez estelar pudo evitar que la renta siguiese creciendo. Al descanso, más cinco para los gijoneses.

Con Cristian Pereda bajo palos, el Balonmano Torrelavega intentó repetir la excelente puesta en escena del primer acto. Esta vez, Soto apostó por defender 5 – 1 con Ángel Fernández como avanzado. Curiosamente, con la exclusión de Oscar Arroyo, el equipo de casa dio ese paso al frente que necesitaba. Un tanto de Alberto Pérez y un contragolpe culminado por Ángel Fernández levantaron al público del Trueba. Los locales remaron hasta obtener su recompensa. Un tanto de Javi Peña comprimía el marcador al máximo, 16 – 17. Faltaba un pequeño acelerón para culminar la remontada y llegó de la mano de Calderón y Lamadrid.

Con el partido empatado a 19, dos buenas acciones de la ofensiva asturiana volvían a poner a remolque a los cántabros. Los visitantes reaccionaron a lo grande cuando peor pintaba la situación para ellos. Un parcial de de 1 a 5 y partido resuelto. El tanteador final fue 22 a 27 y, a pesar de caer derrotado, el Balonmano Torrelavega dejó una sensación que invita a ser optimista de cara al inicio liguero.

 

 

Facebook
WhatsApp
Twitter
LinkedIn
Email

Entradas Relacionadas